domingo, 18 de noviembre de 2007

El ingenio de Mortadelo

Nos envían (gracias, AJ) este problema que apareció en el número 2 de la revista "Super Mortadelo", nada menos que en 1972.


Nota: este problema no es el de los dos tablones y el foso del castillo.

8 comentarios:

oloman dijo...

Se colocan las dos tablas juntas en paralelo flotando sobre el agua. Andamos repartiendo nuestro peso (un pie en cada una). Cuando falte un metro para la otra orilla, saltamos.

Creo que con ese tamaño, si aguantan mi peso con dos apoyos aéreos, lo harán también flotando y, por otra parte, el común de los mortales es normalmente capaz de saltar 1 metro.

Pensamiento lateral, como le gusta a Jose. :-)

Lucas_siglo21 dijo...

yo haria una A

homero dijo...

Muy bueno, no lo conocía. Supongo que la solución es desde un trampolín (con contrapeso) construir el puente, y después repetirlo desde el otro lado. Me dan ganas de probar si resulta en la vida real, o de calcular hasta qué ancho de río se puede cruzar sin caerse.

Stoneman dijo...

Estoy con homero y su trampolín, dejando un par de metros de tablón sobre el río un obrero situado en la punta que está en tierra podría sostener un 50% más de su propio peso (suficiente para el otro obrero más el otro tablón, creo) y el hueco a cubrir sería de sólo cuatro metros (bueno un poco más).
Lo que no entiendo es el razonamiento de oloman, una pasarela de hierro me sostendría para pasar pero no sobre el agua ¿no? Mmm... voy a hacer cálculos.

Fraga dijo...

La mejor solución, para mi, es a que leva en cuenta la perspectiva del cenario: yo poneria los tablones (y basta uno!) nel curso más abajo del rio, que es mucho mas estreito. Como los dos excursionistas no pensáram niso?

Juan Luis dijo...

La solución que da Mortadelo (¿?) es la que dicen Homero y Stoneman aunque me han resultado muy interesantes las otras... (aunque no entiendo la de la A)

Acido dijo...

Lo que pensé yo también coincide con lo que dijo homero...
Lo explico un poco más.

Supongo ambos excursionistas del mismo peso... y ambos tablones suficiéntemente rígidos y resistentes (no se parten ni se curvan...)

Se coloca un tablón con un poco más de la mitad de su longitud en tierra y un poco menos de su longitud en el aire (como un trampolín sobre el agua), y uno de los excursionistas se situa en el extremo de tierra, haciendo de contrapeso. Supongamos 3 metros en tierra y dos en el aire. El otro excursionista, portando el otro tablón podrá andar sin problemas, hasta el otro extremo situado en el aire. En ese lugar extiende el tablero hasta la otra orilla. Si está a 2 metros, colocando 1/2 metro del tablón encima del otro tablón y 1/2 metro en la orilla siguiente sobran 4 metros que es justo lo que faltan a los 2 metros ya andados. Con ese tablón colocado podrá andar a la otra orilla y los tablones deben aguantar su peso.

Una vez alcanzada la otra orilla podrá recoger su tablón y hacer el esquema inverso, para que pase su compañero. Es decir, lo colocará 3 metros en tierra (en la otra orilla, que es donde está ahora) con 2 metros en el aire y se colocará en el extremo de tierra. Luego, su compañero desde la orilla origen colocará su propio tablón uniendo la orilla origen con el extremo del otro, que soportará su peso.

Si uno pesa mucho más (más de un 50% de sobrepeso) que el otro, en la posición de 3/2 se desequilibraría y caería al rio.

Roberto Lineros dijo...

yo intentaria algo como una garrocha, o zancos. Aunque no sé cuán profundo es el rio. o si la corriente es muy fuerte.

buen sitio!!!