domingo, 10 de febrero de 2008

Pulsando el botón rojo

Sin querer, rechacé dos comentarios que quería haber aprobado (me equivoqué de casilla al marcar).

Aunque he intentado contactar con las víctimas del "comentaricidio", vayan desde aquí mis disculpas lúdicas (pero sentidas)

No hay comentarios: