domingo, 28 de septiembre de 2008

Prohibiendo libros

En Bucles citan esta interesante frase:

"El primer libro que habría que prohibir en el mundo sería un catálogo de libros prohibidos" (Georg Christoph Lichtenberg)

La pregunta que me surge es: ¿qué ocurriría si prohibiéramos el catálogo de libros prohibidos y lo apuntáramos como uno más de los libros que forman el catálogo?

4 comentarios:

Tereso dijo...

Se crearía una paradoja en el espacio-tiempo y se acabaría el universo, ¡obviamente!

Mondoke! dijo...

Me hizo acordar al problema de cuál es el cardinal (número de elementos) del conjunto de cosas que no son cucharitas de te (si alguien me recuerda cómo se llamaba el que enunció ese problema estaría muy agradecido). El problema reside justamente en que el conjunto de cosas que no son cucharitas de te tampoco es una cucharita de te, con lo que estaría incluído en sí mismo.
Creo que algo parecido pasaría con el asunto de los libros prohibidos.

Dr. Bondi dijo...

En primer término habría que determinar qué alcance tiene la prohibición. Si es a su difusión, no habría problema en incluir el catálogo dentro de sí mismo, ya que la prohibición alcanzaría a los libros independientemente de la existencia del catálogo. Si por el contrario, la prohibición alcanza a su misma existencia, no habría posibilidad de incluir algo inexistente dentro de algo inexistente. Llevado al campo matemático, sería como cero dividido cero.

Juan Luis dijo...

Entiendo que prohibirlo sería prohibirlo a todos los niveles, es decir su publicación y difusión. Y curiosa la comparación con 0/0