miércoles, 24 de junio de 2009

El amor no conoce idioma

Es un diseño de Homero, que como él aclara, no es exactamente un ambigrama, sino que las letras de una palabra se reorganizan para formar la otra. En este ejemplo, creo que tiene el gran mérito de la perfecta legibilidad de las dos palabras.

2 comentarios:

MrC dijo...

parece un ambianagrama o algo asi.

Juan Luis dijo...

Pues sí, sería un buen nombre...