miércoles, 28 de julio de 2010

Palabras autocontradictorias

Así denomina Josep M. Albaigès a palabras que tienen acepciones contradictorias. como nimio, que puede significar tanto "Insignificante, sin importancia", como "Excesivo, exagerado".

¿Se te ocurren otros ejemplos?

11 comentarios:

Lt. Goose dijo...

¿Qué os parece enervar, que significa tanto "debilitar, quitar las fuerzas" (de ahí que la tila sea una infusión enervante), como "poner nervioso"?

Tomás Castañeda dijo...

Juan Luis, eres un "monstruo" ;-)

Saúl Blanco dijo...

Normalmente se entiende por "punto álgido" al momento más "caliente" de una determinada situación, aunque realmente debería ser el más "frío" ("álgido": Del latín "algĭdus", "muy frío")

Saúl Blanco dijo...

Igualmente: "lívido":

(Del lat. livĭdus).

1. adj. amoratado.

2. adj. Intensamente pálido.

Jeremías Ortiz de Gamurva dijo...

Las enfermedades 'agudas' suelen ser las más 'graves'.

Anónimo dijo...

¿Y jamás? Que antiguamente significaba siempre y ahora significa nunca. Lo que me gustaría es que alguien pudiera dar una explicación de cómo o por qué evolucionó su significado.

Juanjo dijo...

Seguramente "jamás" debe ser un término utilizado por políticos, que siempre prometen y nunca cumplen...

Anónimo dijo...

Aunque es un anglicismo, "Flamable", es lo mismo que "Inflamable".

Anónimo dijo...

Escatológico.

Anónimo dijo...

"obvio", que según cómo se utilice, significa "lo que está por delante de la vista" (¡Es obvio que a la Argentina le robaron el mundial!), o "ocultar a la vista" (Yo obvio que la Argentina jugó un pésimo mundial...)
Flaco, de Río Gallegos

Tomás Castañeda dijo...

"Menudo"
Si lo ponemos antes: "Menudo follón"
significa grande.
Si lo ponemos después: "Córtamelo menudo", significa chico.

Me di cuenta al acordarme de un campamento infantil de Béjar, Salamanca, que utiliza este juego de "palabras autocontradictorias" en su nombre:
"Menuda diversión"