miércoles, 1 de septiembre de 2010

Según el tratamiento

Sael nos comentaba el otro día (¡gracias!) un anuncio que vio en un banco y que invitaba a hacer uso de un nuevo tipo de cajeros automáticos. El eslogan era:

"Salte de la fila"

Como bien nos decía: "si nos están hablando de tú, significa una cosa y, si nos están hablando de usted, significa otra", según sea salte de salir o salte de saltar.

¿Habrá otros ejemplos de frases cuyo significado dependa del tratamiento?

4 comentarios:

Pálido Punto dijo...

Para antes de llegar a la costa.

Juanjo dijo...

Hay un cuento que termina con la afirmación:
"Su amigo está enamoado de su esposa"
y luego aclara:
"Tu amigo está enamorado de tu esposa"

Anónimo dijo...

El director general de un banco se preocupa por un joven director estrella, que después de un periodo de trabajar junto a él, sin parar nunca ni a almorzar, empieza a ausentarse al mediodía. Entonces el director general del banco llama al detective privado del banco y le dice:

- 'Siga a López un día entero, no vaya a ser que ande en algo raro'.

El detective cumple con el cometido; vuelve e informa:

- 'López sale normalmente al mediodía, coje su coche, va a su casa a almorzar, luego se folla a su mujer, se fuma uno de sus excelentes cigarros y vuelve a trabajar'.

Responde el director:

- 'Ah, bueno, menos mal, no hay nada malo en todo eso'.

Pero el detective pregunta:

- '¿Puedo tutearle, señor?'

Sorprendido el director responde:

- 'Sí, cómo no'.

El detective dice:

- 'Te repito, López sale normalmente al mediodía, coge tu coche, va a tu casa a almorzar, luego se folla a tu mujer, se fuma uno de tus excelentes cigarros y vuelve a trabajar. ¿Qué tal ahora?'

Silverio dijo...

Esto se me ocurrió en el coche:

Si pide que le lleven la comida, cosa ligera y dé poca importancia a ese niño. Siéntalo, ¿quiere sentarse?, pero no se siente con fuerza, deje que la coja, acabará antes.

Sí, pide que le lleven la comida, cosa ligera y de poca importancia. A ese niño siéntalo, quiere sentarse pero no se siente con fuerza. Dejé que la coja acabara antes.

Y con cambio de tiempo:

Ayer aré la mitad, el resto lo haré hoy.