sábado, 30 de octubre de 2010

Terribles microrrelatos

Ahora que se acercan tanto la noche de Halloween como el Día de Difuntos, os proponemos que nos enviéis microrrelatos terroríficos o fantasmagóricos. Abrimos el fuego con éste que hemos publicado en Breveces:

Los relojes de su casa nunca daban las doce. Cuando los arregló, descubrió que en todo ese tiempo le habían protegido de la hora de su muerte.

6 comentarios:

Delvy González dijo...

Aquí van unos que se me ocurrieron asi de momento:

Familiares y amigos, todos a su alrededor lo miraban con extrañesa, hasta que los invadió el llanto cuando bajaron el ataúd.

Era el invitado principal a aquella tan esperada cena, no sabía que era el banquete de sus antropófagos vecinos.

Sí, que pase el siguiente. Bienvenido hermano, a este su nuevo hogar, muy bien se lo ha ganado. Mucho gusto es un placer, me apellido lucifer.

Francisco Bórquez dijo...

Este cae perfecto, también de @breveces "Tanto tiempo buscando un tema para un relato de terror y, cuando lo encontró, no lo contó."

Santiago Eximeno dijo...

Un par de creaciones de mi twitter (cruciforme)

¿Vendrá papá otra vez a cenar esta noche?, preguntó la niña. No, no vendrá, esta vez nos aseguramos y le incineramos, dijo la madre.

Tienes la cabeza llena de pájaros, me dijo el cazador mientras introducía los dos cartuchos rojos en su escopeta.

Juan Luis dijo...

(Escalofriantes) gracias a los tres...

Héctor Gómez Herrero dijo...

Tres que he publicado en @cuentosminimos a lo largo de tod0o este tiempo:

Aquellas manos habían escrito la mayor historia de intriga de la historia, asesinato tras asesinato, sin necesidad de pluma, por sí mismas.

Cada vez que me tocas me pones la piel de gallina. No deberíamos seguir viéndonos después de muertos.

Sus labios saben a sangre, a vidas robadas, y mientras me toma entre sus brazos pienso que conmigo no será menos.

El Tonto de la Colina dijo...

Aquí uno que puse en mi blog hace algún tiempo:

Apenas terminado el conjuro, Mefistófeles apareció de pronto.
- ¿Quién me ha convocado? Dijo con voz potente.
- He sido yo…
- ¿Tú? ¿Por un pacto con el diablo? No eres tan importante, le respondió, fastidiado.