miércoles, 11 de enero de 2012

Adjetivo cuantificado

Hemos visto este chiste estos días circulando por la Red (el primero que nos lo contó fue Tomás):

- ¡Vamos, que llevo 6 horas esperándote!
- ¡Calla, hexagerao!

 Se trata sin duda de lo que podríamos llamar un adjetivo cuantificado.

También la persona que aguardaba en este caso estaría deseisperada. Otros ejemplos podrían ser:

 - Alguien que afronta en soledad la escalada haría monontañismo.
 - En un aula con cien universitarios, los alumnos estarían hacienados.

 ¿Se te ocurren más adjetivos u otros términos cuantificados?

9 comentarios:

Antonio dijo...

100 profesores constituyen un grupo dociente.
Saludos

Jeremías Ortiz de Gamurva dijo...

Demasiadas horas esperando. La mitad de ese tiempo puedes pasarlo 'entrestenido', pero después te cansas.

Juan Luis Roldan dijo...

Muy buenos, gracias a los dos :)

Marcos dijo...

Yo siempre que alguien exagera terriblemente, le digo "sos un heptagerado"

Alfonso García dijo...

La frase: "Me an regalado un ermozo jugete asul que vaila i abla" tienda faltas de octografía.

Y cuando uno se toma tres pastillas está cumpliendo con su tresis.

Anónimo dijo...

Vivo en un chalet adiezado. Es que son diez los chalets de mi calle, cada uno pegado al anterior y al siguiente.

Este cuatrimestre me he matriculado en cinco asignaturas, así que más que estrés ante la llegada de los exámenes lo que tengo es escinco.

Para el viernes tengo que entregar unos tresieres que me tienen, ahora sí, estresado.

Con tanto cambio de nombre, más que Batasuna deberían llamarla Batascatorce o similar.

Y finalmente, ¿cómo fue el precursor del MS-DOS? Imagino que se llamaría MS-UNO.

Juan Luis Roldan dijo...

Muy buenas todas las ideas (y muy originales), gracias.

Anónimo dijo...

-El doctor lo cortó en doce partes. Realizó una docección.
-Moiséis se dieznudó tras haber recibido los diez mandamientos.
No son muy buenos pero no se me ocurrió nada mejor.

Juan Luis Roldan dijo...

Claro que están muy bien, ¡muchas gracias!