lunes, 23 de enero de 2012

Cambiando la personalidad a un número

¿Qué hay que añadirle a cincuenta para hacer de él un número malvado?

Y, una vez malvado, ¿qué hay que añadirle ahora para convertirlo en un número no guerrero?

Inspirado levemente en un reto del Professor Hoffman.

3 comentarios:

Jeremías Ortiz de Gamurva dijo...

No hay que añadirle mucho; basta con cuatro para obtener un resultado abatido, bajo, despreciable, indigno, torpe, infame. O, lo que es lo mismo, vil. Siempre y cuando lo leamos de derecha a izquierda.

Anónimo dijo...

Para hacerlo malvado hay que añadir 6.
Para hacerlo no guerrero hay que añadir otros 101 más.

Juan Luis Roldan dijo...

Pues, eso es:

VIL
CIVIL