miércoles, 14 de marzo de 2012

Tanto monta, monta tanto

Hace unos días, Leticia nos comentaba en el muro de Facebook del blog lo siguiente:


Hoy al desayunar he cogido una bolsa de madalenas en la que ponía "Dulces artesanos". Obviamente hay que entender "dulces" como sustantivo y "artesanos" como adjetivos, pero en mi estado de somnolencia me he imaginado a unos señores artesanos muy simpáticos. Seguro que hay muchas expresiones ambivalentes como esta, en las que depende de qué interpretes como sustantivo y qué como adjetivo.

Así que ese es el reto: buscar expresiones en las que las palabras puedan intercambiar sus papeles de adjetivo y sustantivo (o también verbo, adverbio...).

4 comentarios:

Jeremías Ortiz de Gamurva dijo...

Siempre que oigo que el Estado va a dedicar ayudas a los «dependientes severos» me imagino en una tienda en la que me riñen por acercarme demasiado a una estantería.

Juan Luis dijo...

Ja, ja, muy buen ejemplo, Jeremías.

Anónimo dijo...

A mi me sucede algo similar con la "prima de riesgo", que tal vez al verlo escrito no hay duda pero al oírlo siempre me entra la risa y me imagino a un señor llamado Riesgo, con una prima que no cae muy bien...

Juan Luis dijo...

Ay, la prima de riesgo, cómo nos ha salido...