sábado, 14 de abril de 2012

El baúl de los juegos de ingenio

De manera casual llegamos el otro día a la vieja versión de la gran página de Ivan Skvarca, juegosdeingenio.org. Y fue como rebuscar en un genial baúl (en el que por desgracia hay muchos enlaces a sitios ya fallecidos), del que hemos sacado esto para mostraros:

1) Estas extrañas flores a las que mejor que no se acerquen los niños, ¿verdad?


2) Este estupendo poema autorreferente de nuestro admirado Rodolfo Franco:

aquí tenemos
un poema
seis versos
doce palabras
sesenta letras
nada más

3) Estas dos geniales creaciones de Esteban D. Grinbank. ¿Sabes qué representa cada uno?


4) Estas ingeniosas definiciones sólo usan la letra a:

barajar: Mandar las cartas para atrás, para acá, para allá.
carnaval. Gran mascarada.
pacata. Dama casta, dada a tapar la cara.
papa. La planta la da para mandar al paladar blancas pastas blandas.

5) parpar es el graznar de un pato. Y al 22, par par, se le denomina los dos patitos.

6) Caligrama de una copa.


7) Monarquías y anarquismo son anti-anagramas, ya que utilizan las mismas letras para significados contrapuestos. La idea es de Francisco Briz Hidalgo.

4 comentarios:

Iván dijo...

¡Qué buenos éramos cuando jóvenes!

Muchas gracias, Juan Luis, por esta antología.

Gran parte del contenido de la época Geocities sigue apareciendo en juegosdeingenio.org, luego de una minuciosa mudanza. Por ejemplo, el caligrama está aquí, las creaciones de Esteban Grinbank aquí y el parpar aquí.

Juan Luis dijo...

¡Gracias por los enlaces, Ivan! Sí que tenía una gran frescura, pero creo que eso (me temo) lo han heredado las redes sociales.

Para mílo más diertido ha sido encontrarme gente que ahora es parte del mundillo del ingenio y que entonces estabais contactando en algunos casos.

Iván dijo...

Por ejemplo, mencionamos a Ilusionario por primera vez el 4 de febrero de 2006 (aunque ya en nuestra casa actual).

Juan Luis dijo...

¡Lo recordaba! Fue un gran espaldarazo para la web, sin duda.

Ahora estoy preparando la nueva versión, cuyo tamaño me desborda, pero creo que merece la pena.

Es curioso qué diferente es el tiempo en la Red. Seis años parece un mundo :)