miércoles, 11 de abril de 2012

No es lo mismo

Willy de Winter, en su "Lúdica Lengua", habla de este retruécano muy popular, del que os mostramos algunos ejemplos. Así, no es lo mismo:

Terciopelo que cierto pelo.
La edad de Suzy que la suciedad.
Baltasar que va a saltar
Tubérculo que ver tu culo (este recuerdo que siempre lo citaba mi abuelo).

Seguro que recordáis otros o sois capaces de inventarlos.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

guardameta que te la meta un guarda

Adrián dijo...

En mi adolescencia estaban bastante de moda como una especie de chistes, aunque el tema solía ser picante, del estilo de: "No son lo mismo dos bolas negras que dos negras en bolas".

Jeremías Ortiz de Gamurva dijo...

Un profesor de inglés nos decía que no debemos confundir «two cups of tea» (dos tazas de té) con «two tea cups» (dos te-tazas).

Tomás Castañeda dijo...

Se atormenta la vecina porque se avenina una tormenta.

Alfonso García dijo...

Un retruécano complementario al último de la lista podría ser el siguiente:
No es lo mismo "el báculo del obispo" que "el obispo se va de culo"...

nimbusaeta dijo...

No es lo mismo un león en la cama que un camaleón ;)

JESÚS ESCUDERO MARTÍN dijo...

RETRUÉCANOS
Figura retórica que consiste en poner a continuación de una frase otra en la que están los términos invertidos para que el sentido de esta última forme contraste o un sentido completamente distinto con la anterior. Por ejemplo: “Ni son todos los que están ni están todos los que son”.
Es un recurso muy utilizado por Unamuno para formar paradojas.
Más ejemplos:
¿Cómo creerá que sientes lo que dices oyendo cuán bien dices lo que sientes? (Bartolomé Leonardo de Argensola.)
¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca se ha de decir lo que se siente? (Quevedo)
Que a lo que todos les quitaste sola te puedan a ti sola quitar todos. (Quevedo, Poesía original, núm. 71)
Faltar pudo a Scipión Roma opulenta; mas a Roma Scipión faltar no pudo... (Quevedo, Poesía original, núm. 234)
No pudo Roma sufrir las grandes hazañas y las santas costumbres de Scipión. Conocido él, y, religioso, dijo: "Mas quiero que con el destierro falte Roma a Scipión, que no que Scipión falte a Roma en el destierro". ¡Extraña medicina, echar la salud para quedar sanos!... (Quevedo, Vida de Marco Bruto)
Tropelía son de la malicia los buenos malos y los malos buenos. (Quevedo, Vida de Marco Bruto)
¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?
¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga,
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?
Pues, ¿para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
queredlas cual las hacéis
o haced las cual las buscáis.
(Sor Juana Inés de la Cruz)
¿En este país no se lee porque no se escribe o no se escribe porque no se lee? (Larra)
Piensa el sentimiento, siente el pensamiento. (Unamuno)
Nosotros olvidamos al cuerpo, pero el cuerpo no nos olvida a nosotros. ¡Maldita memoria de los órganos! (Ciorán)
En tiempos de las bárbaras naciones,
colgaban de las cruces los ladrones.
Mas ahora, en el Siglo de las Luces,
del pecho del ladrón cuelgan las cruces.
(Ugo Fóscolo)
“Un santo triste es un triste santo”. (San Francisco de Sales)
“¿No ha de haber un espíritu valiente? ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?” (Quevedo)
"Por desgracia, el sentido común es el menos común de nuestros sentidos". (Voltaire)
"La fuerza de la razón no es la razón de la fuerza". (Tamayo)
"No hay camino para la paz, la paz es el camino". (Gandhi)
"El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace". (Leon Tolstoi)
"Necesitamos vivir simplemente para que otros puedan simplemente vivir". (Gandhi)
"Cuando no se puede lo que se quiere, hay que querer lo que se puede". (Terencio)
"Un pintor es un hombre que pinta lo que vende, un artista, en cambio, es un hombre que vende lo que pinta". (Picasso)
"Hay escritores que parecen oscuros por su profundidad; otros, quieren parecer profundos a fuerza de oscuridad". (Borges)
"La medida del amor es amar sin medida". (San Agustín)
"Un hombre de virtuosas palabras no es siempre un hombre virtuoso". (Confucio)
"Sea esta la regla de nuestra vida: decir lo que sentimos, sentir lo que decimos. En suma, que la palabra vaya de acuerdo con los hechos". (Séneca)
"A los hombres se les puede dividir en dos categorías: los que hablan para decir algo, y los que dicen algo por hablar". (Príncipe Carlos José de Ligne)
"Las palabras elegantes no son sinceras; las palabras sinceras no son elegantes". (Lao Tse)
"Las palabras verdaderas no son agradables, y las agradables no son verdaderas". (Lao Tse)
"Muchos de los que viven merecen la muerte. Muchos de los que mueren merecen vivir.
"Hay grandes libros en el mundo, y grandes mundos en los libros".

En: http://platea.pntic.mec.es/jescuder/fra_humo.htm se encuentran más de 100.

Anónimo dijo...

No es lo mismo tomar el metro en la Puerta del Sol que tomar el sol en la puerta del Metro.