miércoles, 6 de junio de 2012

Ni mentir ni decir la verdad

En un comentario de un blog relativo a otro tema, se hablaba de cómo escribir una carta de recomendación por compromiso con un texto que pudiera significar tanto que la persona es muy buena trabajadora como muy mala (por la Red debe circular un texto de ese estilo). Una de las frases que mencionaban era algo así:

Tendría mucha suerte si consiguiera que esta persona trabajara en su oficina.

A la que podríamos añadir:

Su contratación marcaría un antes o un después en el devenir de su empresa.

En otra situación, por ejemplo cuando tu pareja es está probando una prenda:

Realmente te da un aspecto diferente.

¿Se os ocurren otras frases para situaciones en las que no quieres mentir ni decir la verdad?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es como el chiste aquel de un extranjero que llega al país, se interesa por las condiciones de vida de sus habitantes y pregunta a uno.
- No nos podemos quejar-, le responde.
- O sea, que bien.
- No, he dicho que NO NOS PODEMOS QUEJAR.

Juan Luis dijo...

Muy cierto, ya lo había oído alguna vez y es muy bueno.