miércoles, 17 de octubre de 2012

Cuidado con esa puerta


O cómo la marca Starbucks puede convertirse por descuido en sucks ("apesta, es pésimo"). Vía Richard Wiseman, que lo ha disfrutado como todos los que alguna vez hemos tomado un café con extra de euros.

No hay comentarios: