jueves, 18 de octubre de 2012

La riqueza de la coma


Una buena forma de demostrar la importancia de la coma que vimos en el Facebook de Natalia. ¿Se te ocurren otros ejemplos que ilustren esa importancia?

Actualización: Fraga nos recuerda que ya hablamos de este tema (ya nos sonaba, aunque no sabíamos cuándo había sido) a propósito de esta campaña de 2009 de la Asociación Brasileña de la Prensa. Este es el cartel:


Y este el vídeo:

5 comentarios:

Jeremías Ortiz de Gamurva dijo...

Un clásico, citado por José Antonio Millán en uno de sus libros:

El emperador [Carlos V] debía firmar una sentencia que decía así: “Perdón imposible, que cumpla su condena”. Pero el monarca, según se cuenta, cambió la coma de sitio antes de firmar: “Perdón, imposible que cumpla su condena”, y de ese modo cambió la suerte de algún desgraciado.

El libro se llama, precisamente, 'Perdón imposible'.


Un chiste que contaba Eugenio y que ahora puede resultar políticamente incorrecto:

– ¿Fumas negro?
– Sí, bwana.


Y un caso que nos contaban en el cole era el del actor que debía decir: «Señor: muerto está; tarde llegamos». Pero por falta de acentos y signos de puntuación dijo: «Señor muerto, esta tarde llegamos». Posiblemente el autor de este ejemplo sea don Fernando Lázaro Carreter.

Juan Luis dijo...

Gracias, Jeremías, conocía el primer ejemplo pero no el tercero. Y qué decir del gran Eugenio :)

Anónimo dijo...

"morirás no vencerás" decía un horáculo griego

Juanjo dijo...

Juanjo, dice Juan Luis, no sabe nada...

Juanjo dice: Juan Luis no sabe nada...

Si embargo pueden ser ambas verdaderas o falsas...

Juan Luis dijo...

Efectivamente, Juanjo...