miércoles, 18 de septiembre de 2013

Trampas de la etimología

Hay localidades cuyos nombres curiosos se deben a su origen etimológico. Por ejemplo Guarromán viene del árabe Wadi-r-rumman (río de los granados) o Valderrubio, que antiguamente se llamaba Asquerosa, nombre que, en realidad, era una curiosa (y contradictoria) derivación de Aquae Rosae (Agua de Rosas).

Lo leímos en el blog de Andrés Trapiello, Hemeroflexia, en una entrada en la que también se habló de otros pueblos con curiosos nombres, como El Zángano, al que en los años sesenta pidieron llamar (como a otros pueblos) "El Zángano del Caudillo", petición que en este caso, vaya usted a saber por qué, rechazó el Gobierno.

1 comentario:

Jeremías Ortiz de Gamurva dijo...

En la provincia de Zamora encontramos El Cubo del Vino. Al parecer ese cubo era un torreón de una muralla y no el recipiente para los apetecibles caldos de la zona.

En la provincia de Salamanca existe un San Morales. Las autoridades religiosas competentes no han canonizado a nadie con ese apellido y el nombre es una derivación de Salmorales (tierras salinas).