domingo, 14 de septiembre de 2014

Condenados a entenderse


Nos referimos a las muñecas rusas y al efecto Droste, dos aliados naturales. Es una viñeta de Paul North para New Yorker, que vio primero Akiyoshi en I fucking love science.

1 comentario:

Fraga dijo...

Clap, clap, clap!