jueves, 11 de diciembre de 2014

Las canciones dan de comer


El otro día, paseando por Malasaña, reparamos de nuevo en un cartel (la foto es de Luana) en el que este restaurante parodia la famosa canción de Pink Floyd, sólo que cambiando la última palabra.

El reto es qué otros títulos de canciones (literales o adaptados) podrían servir para promocionar ciertos establecimientos o darles nombre. Algunos parecen obvios y probablemente se hayan usado alguna vez como "Enamorado de la moda juvenil" de Radio Futura o "Yo para ser feliz quiero un camión" de Loquillo, pero pueden adaptarse otros tipo "Let it beer"  (también con la cerveza), o "Devuélveme a mi chicha" para una carnicería.

Seguro que se os ocurren otras mejores.

2 comentarios:

FaC dijo...

No encuadra del todo en la consigna, pero me encanta: una carnicería llamada: "El Señor de los novillos".

Juan Luis dijo...

Si, aunque sea una película, es buenísimo :)