lunes, 2 de noviembre de 2015

Un cuadrado sin magia

Este cuadrado se ha quedado sin magia, pero se puede arreglar fácilmente, para lo que se pide que se corte en cuatro partes siguiendo las líneas, de manera que al reordenar las cuatro partes quede un cuadrado mágico donde las filas, columnas y diagonales sí que sumen lo mismo. Es un problema extraído del libro de Dudeney "The Canterbury Puzzles".