miércoles, 20 de enero de 2021

La vida cotidiana de Einstein y Schrödinger

 Nos ha encantado esta serie de viñetas creadas por Nono Granero y Curro Navarrete que utiliza supuestos momentos cotidianos de Einstein y Schrödinger para hacer un humor con mucho ingenio verbal (y no verbal). Puedes seguirlos en Twitter y Facebook. Aquí van otros ejemplos:





sábado, 2 de enero de 2021

Ilusiones ópticas de hace más de cien años en la prensa en español

Hemos estado rastreando hemerotecas para localizar antiguas ilusiones ópticas del siglo XIX y de principios del XX publicadas en prensa escrita en español.

La ilusión óptica más antigua que hemos encontrado en la prensa es de 1839 y apareció en la revista "El instructor o repertorio de historia, bellas letras y artes", que se editó en Londres con la participación de exiliados españoles. Se trata de un ejemplo de anamorfosis muy común en el siglo XIX, aunque los casos que conocíamos eran de textos en inglés, donde se denominaban Horizontorium

Se trata de la imagen de un edificio que aparece deformada, pero si se observa desde un punto inferior y con la hoja inclinada (a veces se proponía situar la nariz en ese punto) se conseguía ver con proporciones realistas. En este número de "El instructor" se tradujo como Horizontorio.

Es también muy curioso este "retrato que abre los ojos", publicado en la revista barcelonesa "Mar y tierra" en 1900. Es un ejemplo de efecto fatiga, en el que si miramos los ojos del personaje durante treinta y segundos acabaremos viendo, por saturación de la retina, unos puntos blancos que nos harán creer que los ojos "se han abierto".

En la revista argentina "Caras y Caretas" encontramos en 1902 este ejemplo de la clásica ilusión en la que se duda si el caballo va o viene. 

En otro número de la misma revista hallamos estos impresionantes textos anamórficos. A continuación de cada uno de ellos hemos deshecho el efecto para que puedan leerse (el segundo necesitará una ampliación para verse con detalle).





Esta interesante versión del cubo de Necker añade al dibujo clásico los puntos A y B, de manera que, si fijamos la vista en uno u otro punto, es más fácil ver las dos versiones de la figura reversible (revista ¡Adelante!, 1911).


Versión de la ilusión de Poggendorff. Los tres segmentos, aunque parezcan de distintas paralelas, pertenecen a la misma recta (revista ¡Adelante!, 1911).

Un ejemplo de la ilusión de Ebbinghaus publicado en 1922 en la revista "Alrededor del mundo".

En el mismo número se utilizan estas anguilas "y los palitos que llevan en la boca y en la extremidad de la cola" para ilustrar la ilusión de Muller-Lyer.

Por otro lado, hemos encontrados varios ejemplos de la llamada "ilusión del pasillo":.

Revista "Caras y caretas" (1901)

En este fantástico ejemplo, publicado en la revista "¡Adelante!" en 1911, los tres soldados de la izquierda tienen exactamente la misma altura (lo hemos comprobado).

Revista "Los muchachos" (1919)

Revista "Alrededor del mundo" (1922)

Otro ejemplo de la misma revista en 1926, aquí titulado "La convergencia hacia el horizonte".

También aparecen con frecuencia ejemplos de la ilusión horizontal vertical.

En el primer ejemplo de 1904, de la revista "Caras y caretas" se propone recortar tres tiras de papel de la misma longitud, pero de manera que la más estrecha se coloque en vertical (parece más larga).

También es de 1904, publicado en "Madrid Científico", este ejemplo en el que la presencia de las líneas provoca que el cuadrado de la izquierda parezca más alto y el de la derecha más ancho.

En un número de 1922 de la revista "Alrededor del mundo" aparece esta imagen con dos puros habanos. Como allí se explica, "en ellos nos parecerá que el uno ha aumentado de tamaño y el otro ha disminuido, y es que nuestros ojos están más acostumbrados a mirar horizontalmente que verticalmente".

En este curioso ejemplo, publicado en 1927 en el periódico ABC, las patillas horizontales de las gafas de la tercera mujer, provocan que su rostro parezca más ancho.

Estos dos ejemplos de la ilusión de superposición de imágenes proceden de un ejemplar de 1931 de la revista "Algo" y en ambos se recomienda acercar el dibujo el rostro de manera que el sombrero cubra la cabeza y la abeja se pose en la flor.

Finalmente, un par de ilusiones que se basan en el efecto que produce el color. 

El hombre con el fondo negro parece de mayor tamaño que el de fondo blanco (los hemos puesto a diferente altura para intensificar el efecto). Revista "Alrededor del mundo" (1926).

En este otro ejemplo, publicado en 1904 en "Madrid científico", la presencia de los dos espejos unidos parece mitigar el efecto.